HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy no estoy muy centrada de la escritura. Me muerde un abstracto. Las raices de los cipreses que siegan tu sombra y tu ausencia donde los ojos abren esas flores invictas y cruzan los caminos del secano un papel retorcido en la ruina que insiste en acabar de una vez con la moratoria del tiempo en tus patios mercantes de esos sanatorios de rosa y papel de plata.

Pero la maquinaria de arena sigue dejándote marchar sin tocarte con los nidos caducos que cierran en tu casa... el llanto de mis inviernos.. alejanándote donde los pentagramas cierran tus labios en el interior del frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario