HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy todavía no estoy en la palabra. Me siento golpeada por un absurdo, por una desgana,  una falta de fe. Como si algo se hubiera roto en la explosión del ámbar. Una sensación de destrucción. Para volver.. tengo que conectar con la escritura, con los sentimientos, salir de éste deseo de ausencia. Recuperar el nombre del horizonte. He sacado un rato al perro. Luego iré a caminar más lejos con él. Es sacar el nervio, entregarse con todo a la vida. Escalar el fango con la artesanía. Celebrar la vida, empaparse por la belleza, es lo simple, lo que ama, lo que se encharca de luz y de música. Lo que no se vence.

No hay comentarios:

Publicar un comentario