HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy todo es silencioso, extravagante de una declarada ausencia bajo la sombra de tu piano, cuando gritaba en la luna el camino cerrado sobre los ojos que aquella noche suicidaste en mi caja de pinturas. Hay algo vaciado, neurótico de un robo sobre los párpados de la montaña..  Algo que quiere levantarse y vivir con el pecho abierto, pero choca con la melancolía de unos pasos en la nieve. 

1 comentario:

  1. Y mi curiosidad que mata por saber cuál sería la cordura exacta de la sombra prolongada a su instrumento o de lo importante de algo gélido en la propia soledad.
    Como siempre, fabulosa, maestra!
    un besazo.

    ResponderEliminar