HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

la casa de naipes
de las heces de los buitres
amasacrándote poemas de amor
como el vudú de las estaciones anegadas
en la via de tu antebrazo
escupiendo el cuchillo
y postergándolo entre mis dedos
como un hijo muerto hijo de tu sangre y de mi infierno
aborto del Imposible
redención de sogas y veneno... en las campanas de la literatura doblando cementerios

No hay comentarios:

Publicar un comentario