HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

la casa está echa un desastre... he andado corriendo con Kavka, mordiéndonos y ladrándonos... como dos nubes olvidadas en el beso de la mar... cuando jugamos me entran ansiosas ganas de morderle el pellejo, como si me pasara el espíritu perruno... con Kavka todo es isla del Nunca Jamás. El me devuelve la empatía con el horizonte y con sus hachas... en burbujar de mar levitante aunque tu casa ya esté cerrada con ese velorio exagerando las muecas de las historias del olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario