HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

la gestión del tiempo
si media mandarina entre tus tejas rotas
haciendo senda de mi camino de 8 minutos, a por el pan, a echar una falsa promesa al río, a dar la vuelta de tu olvido alquilado en mis senos, en una amable equivocación del mediodia
¿dónde van las horas de asesinato?
tal vez.. tu sombra desmembrada miente el color azul de unos zapatos estercolando lo que no querrá nunca la letra para ella
y le doy 15 minutos.. a la puja de tu desarraigo
el resto es de los perros, de la carta que nunca envío, escribo con el vaho, con la insolencia de una distancia bola de billar y pistola... en una casa robada, cuando creo que eres tú pero todo se lo traga una ficción descolorida con la que tiño el pellejo de una posibilidad ya disecado en el vino que sigue labrando las conversaciones con la luna

No hay comentarios:

Publicar un comentario