HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

la mandé a la mierda
porque me miró con la jaula y la fealdad
y me inscribió en su puto palacio, como la rasca-pulgas
como la lloradora de carcoma
como la tragadora de elefantes de fuego en el bypass de tu suicidio

negué
cada una de mis canciones a sus selvas
y se las envolví a la mar que me dejaba sola

porque me hartó
en el agujero negro de mi pecho
porque me empezó a caer mal
porque empecé a mirarla con la oscuridad de mi lobo acorralado

porque hizo daño a mi puta tarotista
enfrascadora de circos de polillas de papel

y a veces es lo mejor
patada y que te vaya muy bien
pero no te vuelvas a acercar

bastante tengo con los diálogos con el humo
el tiempo que me roban los chopos y las tumbas
las guitarras de carcoma y el pecho devastado en el alzar de los lobos

no me lo cuentes
me importa una mierda
tu parecer, tu sentir, tu reescribir, restituir, masturbar a los dioses, ni tu perdón, ya no me importa, ya no te aman mis anacolutos, ya no te buscan mis perros vagabundos, ya no se mojan con tus naufragios mis tambores, ya no se levantan mis ebrios marineros con tu belleza.. porque traicionaste mi corazón en autopsia, como todo lo viejo
y se cerró como un tsunami mi ansia de amarte
porque alguna vez luché lunas porque tú me amaras
porque codicié tu risa, la aprobación de tus ojos, porque te creí mástil y pólvora, porque quise tu canto en el fusil sucio de mi sombra

y tú, llenaste mi corazón de jeringas

yo casi nunca me voy
porque no suelo estar

pero aquella armónica que no sonó en tu alma
es la que hoy me obliga a desaparecerte de todos mis horizontes

No hay comentarios:

Publicar un comentario