HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

La vida aquí es tranquila. Con alta proporción de ausencia  y desapego. Un hastío enamorado, pleno en los fractales de la arquitectura de las hierbas. Pero todavía me sobran muchas cosas. Soy nostálgica del s. XIX y de los neandertales, de un horno de pan, de mundos del trueque y tabernas en la plaza, de la trashumancia, de la libertad y la naturaleza que no se hace mercancía, que es la casa. Sé que hay lugares hoy en la tierra que han seguido viviendo pegados a la naturaleza, sin la tecnología ni la enfermedad del capitalismo, sin la electricidad, ni los ordenadores, ni las televisiones, ni los teléfonos. Hay islas clandestinas donde los sueños de la revuelta, son realidad. Tribus. Idiomas que sólo hablan una centena de personas. 
Muchas veces pensé que si el hombre blanco nunca hubiera llegado a américa... ni hubiera violado en nombre de un crucifijo los espíritus de lxs indixs, ni hubiera extinguido a los bisontes y a otros animales y hiebas y no hubiera contaminado y talado y mercado, sus selvas y bosques y ríos y mares, sino hubiera ido allí a robar y a matar, a levantar paises y propiedades. Los pueblos indios hubieran evolucionado hacia la más bella humanidad. La utopía sería una realidad.
Ese crímen nunca lo perdonará la naturaleza. La venganza del jaguar es imparable. El mundo occidental es la autodestrucción del mundo occidental. Ellos llevan su asesinato y destrucción innato a su alma.. y cada vez que deciden y actuan, por su riqueza y por su poder, la muerte se acerca y ríe. Cada vez que se sientan satisfechos a la mesa los burgueses que han ganado millones en una guerra, en una multinacional del crímen y el robo de lo común y el maltrato a la naturaleza, cada vez que babean su ego en un micrófono de la TV, con sus ropas caras, con esclavos que lavan su mierda, cada vez que un rico se hace más rico, la muerte lo celebra y la venganza del lobo se acerca.
Lo más raro de todo, es que la mayor parte de esos engendros de la usura, el mal y el egoismo, son creyentes de algún dios, defensores de esas religiones para someter al pueblo. Pero si existiera algún dios, a todos esos imperialistas, asesinos de la vida y de la dignidad, los hundiría para siempre en el fango.

No hay comentarios:

Publicar un comentario