HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llego ahora del vetereninario y me estresé lo mismo que el perro. A veces soy alérgica a las personas. Y me provoca una expulsión de mi hábitat exponerme al convencionalismo social.. y a los tratos de simbiosis y necesidad de algo con alguno de ellxs. Además llevo muchos días en la montaña y ese tipo de salidas me es un bofetón de cierzo que me deja agujereada. Y discutí con X. porque insistió en comprar un mordedor para el perro, le dije que eso sólo lo compran los idiotas burgueses que tienen caniches en su piso y le compran calcetines y sombreros a los perros, que mi perro tiene miles de mordedores por la casa y que hay cientos de palos en el bosque que vivimos en una sociedad de imbéciles que tienen champú para cabellos rubios, morenos, secos y blabla cuando todos tienen los mismos componentes y que lo más me jode es que aún yo sabiéndolo ella me obligue a ser una subnormal profunda con su gen recesivo. Le pedí que se fuera, porque su presencia a veces me llena de neurosis, empieza a hacer preguntas para demostrar la absoluta ignorancia y da cuerda a una conversación de besugos que me pone el corazón como un bombardeo. Y cuando yo ya tengo prisa de largarme disparada sigue haciendo preguntas absurdas que su respuesta lo sabe cualquiera y sobretodo el perro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario