HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llego de correr con Kavka. Hacía un frío con olor a nieve. De esos que abren los ojos y despiertan hacia el fuego. Me gusta ese frío para pensar mejor y caminar pisando más fuerte el camino que se escapa. Tal vez porque nací en enero, porque nos empapábamos en la nieve hasta que la piel se quedaba como los ojos de una grulla.. y estábamos durante horas bañados en las nevadas...prefiero el frío, me gusta el invierno. Tengo bellos recuerdos bajo cero. 
Hoy han desaparecido muchas páginas que hollinaban mis ventanales hacia el fuego de una fe. Hacia la entrega de algo que borraba con luna llena el quebranto de los suelos.  Se ha ido... dejando en las sombras el rubor de tus ojos de cristal apuñalando en la escalera la violencia del muérdago. Con esa mano apoyando la inexistencia en el escritorio. Vigilia de noches sin mundo golpeadas en los párpados que se cierran a tu recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario