HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llego de dar un paseo con Kavka... un paseo sobre hormigón con todo el batifurrio de las multitudes y las prisas... algo raro que tambaleaba la hora de la arena en disociados golpes que te alejaban del todo de mí y del fondo de mis ojos plegado por la irracionalidad de haber oido en ti a la invicta callejuela que cicatrizaba la salida en ese incendio de pájaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario