HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llueve despacio. Hoy no me ha dado tiempo a hacer nada. Soy también como esa lluvia, a caida lenta por latifundios que rompen en la nuez la insaciable caida y se sujeta en tu pecho y sobra, todo sobra, cuando sólo podemos caer irremediablemente en esa duda que golpea tu "basta" con las manos pobres y repleto el corazón de nuevos naufragios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario