HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me abro una cerveza, hace frío, las cuentas están hermosamente vacías. Se desliza una vieja canción y va a romperse al borde de tu lugar sustituido por estrellas y por heladas.
Seguimos el camino. He olvidado las estaciones que llegaban a tu casa. La palidez del tiempo reflota sobre los olvidados que me hablan al oido de historias sin techo y sin futuro... mientras los barcos ya zarpan hacia el centro de tu ausencia mientras te nombra el infinito en todo lo que jamás volverá. Y la casa cruje añejos collage de primavera extraviada en tu sangre. Y todo está bien así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario