HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

me es igual de productivo
escribir o juntar los hocicos con el perro
crujir la mandrágora, embarrarme con los chopos
alzar el agujero de mi corazón o dejarlo encamado a tu ginebra

todo es un rubor de cráter de luna y enana blanca

no distingo un buen poema
de puntos suspensivos de ceniza
o esa urraca picoteando en las hojas

el arte es sólo una barricada cercando a los verdugos del pueblo

todo lo otro, es pérdida y despedida

ya no soy de ningún sitio

no hallo un vínculo de la palabra y la tierra
ni de mis orificios y el petricor
o tu belleza y el cuchillo de mi mesita

vivo en un exilio
que abre la boca al Fauno
me hipnotiza de cubismo y de niebla

ya no sé leer en la empatía
el quizás de amor entre semejantes
no entiendo un amor diferente a los copos de nieve o el salto de un perro, la acuarela en la pared de una prisión, la mar y el olvido
no se sostiene en mi éter la posibilidad de una hechura
ningún destino, ni ancla, ni raíz
todo es fervor de lo que desaparece

yo soy otra vez niña y jodidamente anciana
mordida por una estrella 

la única patria es la naturaleza
y ella no permite ningún gobierno, ninguna propiedad ni a los dueños, ni a los usurpadores
la civilización sólo es una quimera
que ha florecido en el plástico quemado y sobre los cuerpos torturados de los avasallados
la única verdad es la naturaleza, nuestro único juez y legado
lo que ha nacido de las sociedades ha nacido del poder y de la usura y está destruyendo nuestra casa y nuestra vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario