HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he hecho muchas preguntas para tratar de llegar al candor. He creído que la única manera era vulcanizar lo creido con interrogantes que nos desarmaran y nos arrancarán el lugar en el que estábamos a salvo. Me he dedicado al arte de la negativa y su macacro escepticismo violando en todos los rostros la obsesión del éter. He destruido a muchos yoes y futuros, en la pasión de la explosión nuclear.
Y hoy con la lengua pegada al desierto y al mar.  Ya no creo en las preguntas porque tienen palabras, porque en el fondo se busca ese cuerpo que nos fue usurpado al nacer, esa varita mágica en los huesos pulverizados devolviéndonos al sueño de un hogar. Y al final... la duda, permanece sobre la quimera de los significados.. y aunque destruya máscaras, a veces ofrece de vuelta la coraza del agujero.. o lo despiadado de la ausencia.
Hoy siento que el camino de las palabras no es el transporte... ni el horizonte.
Y que ya he destruido muchas veces lo que creía que era mi vida, por el extremo de la interrogación y lo incognoscible. Y no llegué a ningún sitio. Siempre en la hoguera, en la despedida y en el vino.
Por eso hoy quiero afirmar y multiplicar, el ácaro, el gesto de la lluvia, la mueca del perro, de la calle, del golpe. Ya no quiero destruir para crear otra vez un mundo etéreo que vuelve a destruirse mientras se hace más compleja y marmórea la cuántica.
Hoy quiero ser simple como un jabalí, como una anciana pelando una naranja, como un niño vistiéndose de charcos embarrados, como un perro avalanchando la maleza.. como el silencio mirando una lumbre, una casa desolada, una jauría de versos viudos.
Ya no quiero ser extrema de la bala de nitroglicerina. Quiero ser también el surco del naufragio, la tristeza de las avutardas.. el silente de la tierra removida. Mis viciosas, mis farsantes, mis heridas y acuclilladas al fango y a la pérdida, las animalario que danzar y se abren a tiras la piel. Las vulgares, las dormideras, las porno y las advenedizas. Todas sin gobierno. Todas sin obra qué defender. Sin ningún puto santo ni pepito grillo haciendo un estado policial de mi iconoclasia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario