HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

No acabará en la hiel ni en el paraiso.
Ni en tu razón ni en mi razón.
No beberá de mi entraña ni de la tuya, el umbral ni la salida. Ni en la ginebra desvelada de la anemia belicosa de los escombros de tu habitación ni de las cicatrices de mi muñeca de esparto.
Porque no es para ti ni para mí. Es inasible, metamorfo y ambulante, es vagabundo y de nadie y de cada bestia tripulante del polvo y de las estrellas.. .
No ganaré yo sus favores, ni me serán porque venza mi espada sobre la tuya, ni claudique más profundo y santo mi amor o mis burdeles. No ganarás tú tampoco.. sobre la urdimbre de las obras en ese agujero inquisidor de los mundos que no han nacido.
Seremos velamen de deriva entre mordeduras de viento y de inmensidad. Seremos pobres hasta el delirio y hasta las alas y los mares encayados en la punta de los cuchillos. Seremos nadie bebiendo de todos los vinos de la tierra un cacho de canción que se quede en las espadas a revivir a ***"aquel estrafalario fastasma del desierto"***


*** verso de León Felipe

No hay comentarios:

Publicar un comentario