HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Se desencaminan todas esas huellas en la intemperie atada a los mirlos y al desvelo. Y me alejo detrás de los lirios y de los sapos, de todas tus glorias y de tus hechizos... porque los bares se abren el corazón cuando nosotros salimos desbordados y rotos en los puntos suspensivos de la luna quemada teñida en la ponzoña de ese amor entre rocas y flores que intoxicaron tu nombre en mis ruinas. Y yo seguí desterrándote del órden de la melancolía y del luto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario