HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Se despertó Kavka, le canté una canción de todo lo que se levanta cuando él abre los ojos, de todos los mundos que vuelven cuando él vuelve. Y nos crotoramos perrunamente de las habitaciones vacías. Del alcohol seco en tus cuadernos. De todo lo que se tragó tu alma cuando tus sentimientos se hicieron papel de calco en la medicina forense, radiografiándome todo lo muerto y acabado. Pero también nos iremos. Como tú... agujeros en la arena cubriendo a los erizos. Lodo en el saxo chupando el aire del infierno y dándoselo a las florecitas para que engorden y te roben la cartera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario