HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

se empapa el silencio y tu soledad húmeda de los mirlos y de los tejados que rompieron los cuervos y los eclipses... nos deja a solas con el horizonte cuando las palabras se van y andamos a la paz de los granos de arroz en la tripa de los pájaros, de la alpaca bajo la lluvia, del tren que ya se fue, del tren que te envía espía noticias de sal sin firmarte ese porqué que rompe mis suelos ni te lleva ya el nombre, ni el suspiro de la tristeza por encharcar tu opio.. y andamos como esas maletas olvidadas en la estación que tienen dentro tres postales, un cepillo de dientes, un paquete de pañuelos y un libro que ha sido leido tantas veces que sus pasos son imborrables en la nieve y traen los ojos de millones de lágrimas y risas de perro en el barracón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario