HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

se han ido muchas jaulas del pájaro en sus huesos taladrados en el piano abandonado en la playa
ha desaparecido la quimera de la morada... cuando sobre los hombres de los indios quemábamos las naves de 200 generaciones pegadas al suelo y a la moneda
se fue ese amor detrás de la promesa de la mar y su perpetrada pobreza en el mundo de los hombres
se fue donde no se suman las heridas ni se siguen las casillas ni los mapas, donde no se habla del tengo ni del tuyo ni del mío, donde nadie gana, ni atraviesa el umbral ni se queda con la certeza
como orugas de Marte, como la risa de un perro profanando las tumbas de la historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario