HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Se han ido muchas personas y caminos.. y allá en el soliloquio recogen las caracolas, las cicatrices del diccionario y empujan a la mar. Con una civilización vaciada de la tinta y de la guitarra. Con una rastrera soledad que también colecciona flores en el ámbar del desierto.
Y juntan sus labios al precipicio de tus huecos.. y ensalivan el vino y los guijarros por esas huellas clandestinas que cantaron a la inmensidad desde el presidio de tu verbo de carne calzado en la deriva que crucificaba en mi pecho el corazón de la mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario