HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Siento algo de mi infancia hoy en el horizonte invicto. Algo del universo que me daban mis abuelos, cuando los significados no filtraban en la realidad de nadie, sino en la de los perros y la luna. Lo mejor para desconectar de la suciedad del civismo, y esos burdeles de la clase alta y el palacio y el micrófono y el culo que ponen los medios de desinformación, es destruir la TV. la cobertura de esa cultura de los escaparates y las cajas registradores. Es mirar el tiempo como lo hacen los animales. Para ellos todos los días y todas las noches, son nochevieja, son noche de bodas, son jugo volcánico e inmensidad.  Si se destruyera la TV de todas las casas, cambiaría radicalmente la sucia aceptación a la realidad enferma de ésta sociedad del consumo. Y aunque todavía hubiera influencias contra las que luchar, en la escuela, en ciertos trabajos o círculos sociales y tribunales de justicia, no habría ese secuestro a la verdad, ni la puta manipulación de lo que es la normatividad y lo humano. No se aceptaría la dialéctica y la infamia de estos politicuchos del esperpento que hoy tenemos. La gente saldría a la calle. Los echaría a volar por los aires. La dignidad no se vendería. No se permitiría que representen lo común los proxenetas y ladrones de lo común. Nos indignaríamos al oirlos hablar de la democracia hasta dejarlos desnudos y echarlos a la alcantarilla.
La TV podría ser un arma de cultura y revuelta, si estuviera en las manos de la gente sana y viva, de la gente buena y buscadora de la evolución y la libertad, el conocimiento, la filosofía, la ciencia, el arte, la igualdad.... Pero ahora es un instrumento para la enfermedad y para la incultura, para la mediocridad y la obediencia al sistema que defiende el privilegio de la clase alta y la estupidización de la masa, para evitar la revuelta social. Es el altavoz del capitalismo y su dictadura, ofreciendo mierda para destruir la inteligencia y las luces a la gente, para ocultar la verdad. Para que se genere el esperpento para que el inconsciente colectivo del pueblo acepte la ignominia y el crimen de la clase alta y la dictadura del capital como lo normal, para que la desgracia de la ignorancia haga a la gente pensar que ésta falsa democracia "es lo menos malo". Para que se forje la competencia en el escalar de las montañas de basura y todo se pueda comprar con sucias monedas. Para que lo normal, sea no tener dignidad, y desconocer la fuerza de lo político porque ha sido prostituida por farsantes y ladrones.  Para que la gente trague y asienta, el veneno y la basura. Para que haya una mentalidad gran hermano y telenovela. Para que la gente en su tiempo libre, vaya de compras o se dedique al futbol y los videojuegos. Cada vez más separados de la naturaleza y de la vida, engendros de una distopía llena de máquinas tragaperras y transgénicos...que destruyen la vida de los animales y de las plantas de la mar y de cada centímetro de tierra. De todas las personas. Del futuro. De la evolución. De los sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario