HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba algo raro... aparecí en una fiesta, era un lugar entre una casa y un bar, y a la vez eran veredas y plazas, todo en ese sitio.. yo no recordaba cómo había llegado allí y estaba gente hermosa, del arte y de la resistencia, yo les preguntaba qué si estaba borracha antes, qué cómo llegué allí, y seguimos bebiendo vino, luego les hablé una historia rara, sobre un supuesto personaje que era yo misma y que escribía no sé qué sobre los hijos de la datura y luego les confesé que ese personaje no existía.. que como yo estoy aislada, junto mi agujero negro a la ficción de lo irreductible... había hurones y cachorros de ardilla que venían a mis brazos.. pero yo me empecé a angustiar por no recordar nada de lo anterior, dijeron que habíamos ya pasado la nochevieja., luego uno de los chicos me preguntaba algo de lo que habíamos vivido y que yo no recordaba, así que me marché y le dije que no podía comprenderlo... luego bajé por un callejón de piedra y musgo muy hermoso y alguien oscuro empezó a perseguirme, me fui de allí, un altavoz decía que había unos asaltadores en la calle, aprovechándose del caos.. y pasó un camión que tiraba piruletas y decía una frase muy gore y serie b, cuando un chico recogió la piruleta fue asesinado, yo me largué de allí y entré a casa..., donde estaban mis padres en el patio, discutiendo y saliendo apresuradamente y me preocupé por el corazón de mi padre y sus problemas de salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario