HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba algo surrealista.. iba a recoger unos pantalones con rostros dibujados y espadas...  era una especie de librería antigua llena de objetos... e iba en nombre de un grupo anarquista.. luego íbamos a un lugar donde había un enfrentamiento vertical con la policía y había una pelea que era como una danza y como un rugido de jauría.
Abrí los ojos y un silencio doblaba en la distancia el despecho de tu luz envuelta en percusiones imposibles. La aseveración de tu ausencia derramada en el perfume del olvido como una pieza desencajada que te oyó en las noches sin mundo robarle una mirada a la mar... y empezaba esa música donde nada empezaba, ebria de la profundidad de tu sombra desteñida en la oquedad del verso.. con ese nombre de perdigón y pájaro arrancando de tu voz el territorio de los desaparecidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario