HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soy muy feliz con Kavka. Me devuelve la ternura de lo incognoscible. Un corazón en medio de la nada latiendo la invicta juventud de la mar y de las rocas. Me crotora la verdad, la pureza, la alegría con la boca abierta y los lenguetazos como hachas de viento rompiendo todas las máscaras, adentrándose en los tuétanos de la vida.
Con un perro los puntos cardinales se preñan de airadas y hogueras que devuelven la libertad a cada palabra regurgitada en si misma, como una jauría en la esencia del escalofrío y del corazón abierto en canal por los mares.
En cambio la sociedad elabora el cerco y la cadena. El ocultamiento. Porque ésta civilización está sujeta por la usura, porque hemos permitido que nos gobiernen los verdugos del pueblo, los mercenarios de la naturaleza, los que  hacen negocio con el hambre y con la muerte.
Porque no nos lo hemos quitado de encima. Y van tropecientos siglos. Sigue el sillón del burgués echando la peste de su jerarquía y de su mal. Sigue la policía defendiendo el crimen, vasallos a un órden social de la infamia, la desigualdad y la injusticia, la paz criminal de los supuestos estados del bienestar amortajados por la retórica, la mentira y el capitalismo. Por el sucio olvido al Sur, a los fusilados, al sueño de un mundo mejor por el que lucharon nuestras abuelas... y fue sobre sus torturados cadáveres dónde se alzó la oscura y mediocre cultura de España, fue en en asesinato, fue en los crucifijos castradores y fascistas, fue de ahí donde vino la democracia de hoy. Fue la falsa transición, donde siguieron los jueces asesinos y la policía con honores y medallas y tratos de usted, donde los que vivían muy bien en la dictadura crearon partidos para vivir aún mejor, donde se robó todo a la CNT y los falsos sindicatos vendieron la lucha obrera al capitalismo, donde la izquierda española que pasó por el aro de la constitución y el enfermo prostituido parlamento, traicionó todos sus ideales y a la revuelta social y obrera. Donde la iglesia franquista y ladrona.. sigue viviendo a costa del pueblo, sigue ensuciando los cerebros y cuerpos de los niños. Fue éste país de lombrices que encerró y avasalló y mató a los buenos.. y se alzó en la indignidad como una peste... y olvidó. Fue ésta mierda de cultura que habla de la ciudadanía y de la paz, que llama terroristas a los que tienen corazón y no quieren ceder su aullido ni su palabra. Ésta sociedad de centros comerciales y revistas de cotilleo, de TV y partidos políticos que atentan contra la inteligencia y toman al pueblo por idiotas, por peones de su ajedrez, por cobardes, por manejables y sumisos y masoquistas. Y gran parte del pueblo les legitimiza para que violen al pueblo. Les pone el culo, la cama y el suicidio. Les paga pensiones vitalicias y les abre la saca de lo que es de todos, para que se lo lleven a su palacio.
Sólo cuando nos demos cuenta que somos y que la tierra no tiene propietarios. Cuando tomemos la calle y recuperemos la política, lo común, la filosofía, el poema y la guillotina en la plaza. Podremos vivir con dignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario