HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo sueño.. y el día es extraño, humeante de distancias y palabras borradas, una inmovilidad metafórica y el cambio que me supone estar aquí.. silbando el hueco entre tus labios y el vino añejo de gritos cautivos cuando ese golpe del secano desentraña en los lirios viajes de los trenes de la nieve en las cicatrices que tu cuerpo golpea sobre lo que se ha ido. 
Es un día donde las palabras vienen empujadas por paisajes ensilados, por nostalgias robadas a huellas de vencejos en el sueño de los jabalíes.
Algo que aún no ha llegado al poema, ni a la rabia, ni al dolor, ni al sueño, ni al deseo. 
Una mordedura de la náusea de la niebla y los suelos descabellados en la contricción de tu letra sobre una fecha despedazada que se removió en el ansia de un canto que entre los bares secó tu sangre con la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario