HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todavía no he despertado. Mi pensamiento estaba dentro del estómago de una ballena, ciabogando el corazón del mar y de la noche. Alimentando la oscuridad del solitario en los ojos de los lirios. Mientras tus labios pecan en mis ausencias los alcoholes de la ciudad destruida y el vapor muerde todo en la abrasión de un desfallecimiento de la puta prosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario