HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todos esos caminos llevaban a la nada. Te dije que íbamos por el camino correcto. Era imposible equivocarse cuando no se quería llegar a ningún sitio. Tú trajiste demasiada marihuana debajo de aquél puente volado por los aires. Por suerte quedaba blues y desvelos.. para morder en la luna, la venganza del Quijote.... estirar las sábanas y los lobos, hasta las vulvas de Marte, y seguir el río de plata quemada, hasta que los héroes salgan de sus agujeros y destruyan para siempre a la burguesía. 
Todos esos sentimientos llevaban al motín de la quimera, soplando en tus esquinas opio y sepelios de compadres borrachos manoseando el Imposible y vomitándote en el fondo de la voz, un carro de combate.
Todas esas relaciones pseudo amorosas y mortales y pornos, ofiaciadas a la pasión y al suicidio, poliempleadas al caballo y a la indigencia, nos trajeron justo aquí, al centro de la Nada. Con un payaso nihilista aplaudiendo a los que van a tirarse al mar y a meterse en el estómago de la ballena para suicidar todas las civilizaciones.
Y esos oficios que me despidieron to lo más, a los 20 días. Me retribuyeron éste amor de monos y hachas, cotizando a la luna, todas las vidas, y tu muerte que no se queje que tuvo todos los pelos de mis sopas, en tu boca, todas mis hervideras en tu sexo, matando a Itaca y a los hombres de bien en la Odisea de los que ni van ni vienen y sólo el Fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario