HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

últimamente visto ropas viejas.... y las fotografías de mi cajón están criando malvas en la gota de sudor que baja por tu frente
me da igual una cosa que otra, en la vestidura, en el fondo del espejo, todo es una flor prohibida en la bola de cristal de un vendedor de humo y alguien que ha perdido todas las batallas y vuelve abrazado a un mástil de algas y caracolas, más solitario que la muerte cuando se pone a razonar
ya no me depilo, ya no finjo que me importa tu opinión, ya no quiero que me quieran, sino los perros y las olas de la mar y aquel sueño invicto que nos echó a volar entre el espíritu de los lobos y las grutas
me da igual que me crezca la barriga o que se abra la tapa de heroina de ese cementerio y me pille ebria sujetando una estatua en el fango, me da igual que esos crucen de acera cuando me ven pasar, nunca encuentro ni las llaves ni la razón del equilibrio, vivo enamorada del viento y de los chopos, vivo como una enervante despedida, como una buhardilla de cangrejos, como el amor eterno crucificado en el vientre de la ballena

No hay comentarios:

Publicar un comentario