HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vengo de pasear con Kavka... el cielo estaba completamente azul y el paisaje irradiaba la belleza,  la escarcha peremne en algunos lugares de la sombra, el completo silencio.. las aulladas montañas bajo el sol del invierno, pasión de la intemperie y del abandono, muy lejos de tu última palabra temblada en la orilla como un cielo que muere. Hoy estoy ausente.... la escritura no está casi, el viento me lleva muy lejos, donde ningún rostro recoge un perfume ni una certeza. Estoy a punto de desaparecer, alejanada de los significados, vertical de tu bostezo de ocaso en el valle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario