HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

vivo en una ilusión
con pis de gato en los tropezones de la guitarra escacharrada
haciéndome vudú con los agujeros del cielo y tu mortaja de algas alejanándote todas las canciones de mis ruinas
bajo el boicot del tira y afloja
la bala y el amor, en ese lodo que te sigue antes
te paga los bares y el pormayor de un sepelio cuando se nos mueren de fiebre los pájaros

y es tan estrecha
tan putamente estrecha la punta del bolígrafo
para separar las letras de tu nombre de mis naufragios

y yo sé tan poco de lavar la ropa sucia
de ordenar en mi cabeza los martillos y las grietas, o la saliva del sapo en las cunetas de ese desencanto-latifundio de tu rosa acuchillada en mi sien

lo dejo para que lo haga la luna o el polvo
yo sólo soy transeúnte de un accidente utópico
que a veces vuelve a ti para seguir sangrando mares en los pozos
y porque nunca supe juntar dos verbos en un perro muerto
y tú lo eras... porque perseguimos sólo lo inalcanzable

No hay comentarios:

Publicar un comentario