HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

X. siempre recuerda con humor una historia del abuelo, un problema que había tenido cuando una gente quería quedarse con una de sus casas con engaños buitrescos y corruptos, una gente que la tenía alquilada y que querían hacerse propietarios por no sé qué agujero en los papeles. La gente en ese pueblo son muy oscuras y alimañas. Y el abuelo habló con uno para que le fuera de testigo, y éste se negó y le dijo que no quería meterse en problemas, y el abuelo le dijo "menudo amigo estás hecho, menudo hijo puta, ¿no fui yo de testigo para ti? y encima de testigo falso". Y se lo dijo ahí a voces en la plaza.  Y nos crotoramos de la risa con eso de testigo falso.. que no era cualquier testigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario