HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya la noche. Suena Paco Ibañez, una cerveza, el frío saciando la amnesia de tus buzones donde vuelve la Candria ebria de puertos donde te arrancas pegando tu nariz a mi nariz, tu olvido a la esquina de mi escritorio, la suela de tu zapato a mi herida de araña enjuagando letras traveseras del bamdoneón donde te vi partir y te seguí los mundos que no existían hasta hallarte en la voz de la arena como peremne fuego que también corría por mis venas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario