HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ya no me meto ahí, ni siquiera es una tentación, porque el espíritu del desierto sabe que sería una traición al poema y al fervor del fuego, porque no estremeció mi vacío, porque no rasgó en mis sentimientos la serotonina del espantapájaros, y porque llegó como lo sucio,  a la fragilidad de Alicia...
además sé que lo que me llama de allí, viene del fracaso y la desesperación, de la soledad que no es motín.. de la merca ambulante del grito y del escombro, no viene del humus, no viene del pájaro, no viene de la dignidad de los suicidas, viene de la descomposición de la uva descompuesta, en vinos del delirio y de la desnutrición
no ha rozado mi espíritu, cuando la tierra vomitada no contaba cuentos
no ha reconocido mis ojos, en las jaurías y en las calles regurgitadas sobre las espadas de las criaturas de aluminio y de nieve

No hay comentarios:

Publicar un comentario