HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya se han encendido las farolas, pero todavía hay luz... un destello de un frío levitante que abraza las raíces olvidadas de los barcos en tu cuerpo, llenando el vino y el grito, en un beso versátil que une en las galernas la 1ª persona de la ausencia, con esas monedas de hierro fundido jugando encima de los tejados contigo a solas.. engañando la pintura del payaso en la pena de la tierra mojada abriendo en los cauces de tus cuadernos un sepulto para guardarme el corazón de la quimera de tus faros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario