HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

A veces siento, que a mi madre y a mi hermano, sino fueran de mi familia, les despreciaría políticamente hasta el delirio. Porque no entienden la anarquía. Porque no saben mirar detrás de mis ojos. Ayer en el viaje, no había traido mi música, y durante un rato puse la de mi hermano, y eran canciones horribles, sin metafísica, sin existencialismo, sin profundidad, sólo se salvaba alguna de su pasión comunista..... Le dije a X. "se ha juntado con idiotas y se ha vuelto idiota" Mi hermano de niño, ganaba casi siempre al Ajedrez, también a los adultos, hacía unas pinturas profundas y elaboradas, y era un genio en las matemáticas y en los juegos de lógica, de construcciones. Era un salvaje, se avalanchaba contra toda autoridad o persona que quisiera coartar sus deseos y pasiones. Era un marginado. Era el fuego.  Recibió muchos golpes. Su destino era complicado. Y luego se volvió pacifista y la jodió, quiso encajar o tal vez necesitaba que lo amaran, ya que vivió su infancia recibiendo el odio de todo el pueblo, y luego  se juntó con idiotas y ahora hace idioteces.

Es raro.... no hallar.. tu gente, durante demasiados años. Cuando creces sin ella, hay una ausencia de etanol. Hay un desdoblamiento en el rostro. Cuando creces en un pueblo, tus amigos son los niños del pueblo. Acá había dos o tres pandillas, por edades. La nuestra se llevaba mal con todas las otras, las otras se juntaban entre ellas. Nosotros hacíamos ciertas ilegalidades y batallas... y sumersiones de montaña, río, salvajidad. Cuando eres niño... tus amigos, lo son hasta el delirio. Hablo hasta los 7 o 8 años. Porque más o menos ahí, hay una metamorfosis existencial. Y yo en esa, me quedé sola. Aunque seguía siendo social. Pero ya no eran mi gente. Ya no nos comprendíamos con el fuego del ser. Tal vez fue por ahí cuando perdí la espontaneidad y me hice cínica en el existencialismo exteriorizado. Mi infancia tuvo fuegos muy desgraciados en mi alma.
Luego apareció internet, la posibilidad de encontrar rara avis de forma más fácil, encontrar alguien con el que hablar de verdad sin el circo del apoltronamiento, encontrar al lobo estepario y a Demian, creer que en algún lugar había esaa criatura que siempre habías soñado... limpiando los cuchillos en la casa de la nieve....... Recuerdo una vez con una amiga del pueblo,  probando eso de los chat, chateando juntas con desconocidos, le dije algo así "yo a todos los que dicen, hola cómo estás, cuántos años tienes y hablan esas gilipolleces y ponen emoticonos, yo ya los descarto y ni les respondo" y ella me dijo "entonces tú nunca te harias amiga mía si nos encontraramos en internet" Y eso resume, todas mis amistades tangibles de mi infancia y adolescencia... a excepción de dos chicos hippies que conocí a los 16 o 17 y luego los que conocí en el manicomio y en los bares clandestinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario