HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora voy al río.... a correr con Kavka. A vivir desde otra caligrafía el deseo del poema y su cambio ambulante de sujeto y de destino, en las vueltas de campana del canto de las palomas cuando las paredes son un atragantamiento en la patada al aire del beso de los colibríes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario