HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Al tiro.. del tiempo que no desposó ninguna promesa con tu grito.
Derramó etanol y vértigo, donde volvimos desnudas, donde nada vuelve.
Y enmascaradas por la sangre perdida en las letanías. Alcé tu belleza escombrosa donde aún la mano tomaba el fuego y baila hasta enloquecer.
Con ese lobo dentro. Con ese tejado volado por los aires. Con las costillas de la dinamita envolviéndote el canto donde crecían libres las malas hierbas que fuimos cuando el tiempo no pasaba por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario