HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

algo desaparece, da vuelta a tu esquina, mancha tu escayola con palabras al préstamo de -15º bajo la nocturnidad de los ídolos degollados cuando es muy tarde para escapar del destello, a esa copla, a chincheta en el tequila juntando tu cicatriz y mi desgracia al órgano y marihuana, al qué más da, los dos robaremos a la lejanía... esta nunca fue la canción de los que llegaron al nirvana, nosotros nos quedamos abajo con las chinches y los charcos evaporados echándole ácido a tu membrillo y volando con las liebres del delirio los pozos estancos de tus poemas muertos,  acá nos quedamos con la moneda que rueda de canto y cae por la alcantarilla con un grito de sudor de mano abisal destazando la aurora y cosiendo los agueros de las rodilleras, porque te rompiste el fémur por beber más de lo que aguantaba la cordura para distinguir el arriba y el abajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario