HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Algo en mí, provocó el odio y el frío de la gente, cuando yo era buena, cuando yo iba desarmada, cuando no creía en ningún mal, cuando creía que todos se movían por los mismos motivos que yo y por los mismos mecanismos mentales y conciencia. Luego hubo la guerra, la marginación, la venganza del lobo, el infierno. Ahora tengo dentro una distancia oceánica. Bebe de tu carcoma el canto de las campanas. Me lleva con los perros, por los barracones donde jamás sobrevivió ninguna ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario