HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Alguna vez K. Fue la salida. Por eso se fue junto al diablo a descorchar champán donde arden todos los suelos.  Porque K. era una huida vertical, del maleficio de la rosa envenenada de mi nacimiento. Sólo ocurriría en el Imposible. Porque mi camino, me mantendría unida a la matriz de la hoguera en lo abisal. Porque él era una milonga. Porque él era el final feliz que jamás mi vida se quedaría para contarlo.  Porque las historias que acaban bien, no son mis historias. Porque yo he venido a hablar de lo que se ve en la sombra.  Hace muchos años escribí para presentar mi blog "la prisión nunca tiene un buen final, pero tiene su propia historia" Luego lo quité porque me parecía pesimista. Pero sé que sigue abierto en carne viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario