HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer le dije a mi hermano, cuando les hablé de la sugestión. ¿por qué crees que eres un hipocondriaco? Nos lo metió mamá cuando éramos niños. Y a ella se lo metió su madre. Y mi madre empezó a suspirar "ay mi pobre mamina" Y les conté "cuando yo vivía con los abuelos sola en el pueblo, a las 10 de la noche, todos los putos días, la abuela marcaba tú teléfono, y como tú nunca sabes donde lo tienes no se lo cogías,  empezaba "ay le pasó algo, algo terrible" Y se ponía como si estuviéramos en una guerra y me ponía loca la cabeza. Una vez le dije, abuela, no te das cuenta que esto mismo pasó ayer y antes de ayer y antes de antes de ayer y mil veces más y mamá nunca se murió arrollada por el infierno" Pero no lo veía, se enfadaba conmigo por no compartir su sufrimiento paranoico y histérico. Y me decía "tú no quieres a nadie, sólo quieres a los animales". 
Ese tipo de cosas, una y otra vez. Ese ambiente de desquiciados, también afectaba a mi pensamiento. Por eso alguna vez fui a vivir junto a los peces del leteo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario