HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ese escalofrío
de las cajas de cartón apiladas en tus lágrimas
envolviendo mi grito trasnochado
cuando reciclamos la basura
con sucios papeles
que te enrollar pergamino de los muertos
en la vulnerabilidad de mi rosa
suicida de tu adiós
insistente de tu casa quemada en mis pétalos

No hay comentarios:

Publicar un comentario