HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

de lo dicho y lo marchado
antes de hacer poso de anís en tu cadáver
antes de darme un motivo para seguir
cuando el siguiente trago, muertos de frío, con llagas en la boca de haber gritado canciones insufribles para no quemarse en el infierno
pedalear, huella desvencijada, como si se hubiera salvado el amor
gotear el cristal en tus pétalos
salir llena de esperma con el hombre de la lluvia
echando piedras sobre tu recuerdo

otra vez la perdición
vivir sin almanaques
sin por alli, sin siéntate, quítate las botas mojadas, haz lumbre con mis muertos

como líquen desaparecido
tantas palabras caidas en el fango, usando un papel como tumba, y un cuarto de amor como la pala, sin recordar cómo se leía tu nombre, ni cómo separaba entonces el desierto entre nuestras pieles

No hay comentarios:

Publicar un comentario