HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

los poemas no se acaban por belleza
se acaban cuando son desnutridos
cuando ya no se puede cagar ni unaa sola palabra en el andén ni en el fondo del vaso
no se cierran porque haya tenido un orgasmo ni el argumento ni ninguna historia
lo hacen porque drenaron los cementerios todos los huesos y tú, muerta de miedo sueñas ser un colibrí pero sólo eres el espanto

No hay comentarios:

Publicar un comentario