HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

hay una ausencia que tiene demasiado dentro de mí
papel de lija entre estrellas
amnesias de whisky bajando tu persiana
carteros suicidas escribiendo con tus costillas inviernos imposibles
mil despedidas en el penúltimo trago
con luces de san telmo encerradas en la polilla
tumbas que no pude cerrar nunca en tu cuerpo
y esa melancolía en los polvos de talco sobre tu quemadura
cuando camino mirando el cielo
cuando se pierde una casa
cuando no calma haber nacido
ni tener dos manos desnudas, ni la voz, ni el cuchillo y la música
cuando en cada belleza amada, muere una historia, se cae una montaña
y tu grano de arena ha pagado tantos vinos que tenemos las neuronas hechas mierda en el rayón de tiza
en el balcón donde te espero junto a la lluvia y olvido que has muerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario