HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

el renglón
rompiendo tu insomnio en mi hímen
multiplando el mío en la carencia del alba sobre esas montañas de basura
que ataste desde el grito del amor
al yacimiento de mis deudas
apiladas sobre tu cuerpo borracho en ese colchón tirado en el suelo
sembrando en mi rosa
la jeringa
que con nuestra sangre mezclada
sacaba el polvo blanco y marrón
del cruce de piernas del cielo

No hay comentarios:

Publicar un comentario