HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

no te equivoques
ya no puede haber nadie
nadie que recoja los huesos de la flor y los monte sobre tu esperanza y te haga un hijo ni una tumba
nadie que ate en tus manos, una mentira que borre la sangre de esa pizarra de huesos

cabalga la península de los olvidados y no temas, perder la cordura al acabar la noche

sólo existió ese camino para nosotros
siempre habitamos el suburbio que la probabilidad mercó con el suicidio de tu madre

duele decirlo en voz alta
pero es mejor
si lo dijera el suelo no podríamos nunca más dormir

No hay comentarios:

Publicar un comentario