HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ya no soy del tiempo
vivo como las amebas
como los charcos bajo el sol
o ese hachís en tu bolsillo
las menos cuarto de una hora congelada en el barco encayándote el ron y el fin
o las siempre tarde de las postales de amor entre las ruinas

ya soy muy vieja porque no dejé de ser niña
probé el pecado en tus puertos volados por los aires
cuando rodábamos desnudos entre los cadáveres de los peces
cuando planeábamos ese delito ebrios de luna
cuando lo sacrificamos todo por un sueño inalcanzable

probé el matrimonio de las bailarinas de cristal
esnifadas en tu insomnio, y abusé del poema todos tus crematorios, hasta el vacío

eché monedas al río del olvido
para tener la suerte de tus muertos

perdí muchas veces el conocimiento, por el trago, y otras muchas, por la esperanza

ahora soy como esas viejas entre lluvia dorada de glaciares
sigo aquí sólo porque sigue la música
porque asoman tus huesos del fondo de la nada y me empapan la vagina de preguntas

No hay comentarios:

Publicar un comentario