HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

a veces me siento sola
es cuando me quedo congelada de escuchar mi propia voz rozando la arista de la luna
desarmándome de mis acantilados sin sal, de mis salidas sin camino, de los poemas sin amor y sin pólvora
es cuando cierro mi mano y aprieto y al sentir mi propio tacto, se me muere un pez encima
y se me aparece un muerto, con el arado,  llorando las ramas secas de las hayas, y soy yo, si miro bien

No hay comentarios:

Publicar un comentario